2015 – Año de la Vida Consagrada

El viernes 31 de enero fue presentado el Año de la Vida Consagrada mediante una Rueda de prensa en la que intervinieron el Cardenal Joao Braz de Aviz, Prefecto de la Congregación para la Vida Consagrada y el Arzobispo José Rodríguez Carballo, Secretario de dicho dicasterio.

La ocasión para la celebración de este año es el 50 aniversario del decreto Perfectae Caritatis, del Concilio Vaticano II, sobre la renovación de la vida consagrada en la Iglesia. Este evento comenzará en octubre de 2014 y se concluirá en noviembre de 2015.

El Cardenal Prefecto resumió los objetivos del Año de la Vida Consagrada en tres puntos:

  1. Hacer memoria agradecida de estos cincuenta años. “En este año queremos reconocer y confesar nuestra debilidad, pero también queremos gritar al mundo con fuerza y con alegría la santidad y la vitalidad que están presentes en la vida consagrada”.
  2. Abrazar el futuro con esperanza. “La vida consagrada no podrá jamás desaparecer en la Iglesia porque ha sido querida por el mismo Jesús como parte irrenunciable de su Iglesia” (cfr. Benedicto XVI, 5 nov. 2010).
  3. Vivir el presente con pasión. Evangelizar la propia vocación y testimoniar la belleza del seguimiento de Cristo en las múltiples formas con las cuales se expresa nuestra vida.

El Arzobispo Secretario de la Congregación concretó algunas iniciativas previstas:

  1. Misa solemne del Santo Padre el 21 de noviembre de 2014, jornada mundial “pro orantibus”.
  2. Asamblea plenaria de la Congregación en el mes de noviembre, que tendrá como tema “La novedad de la vida consagrada a partir del Vaticano II”.
  3. Diversos encuentros internacionales en Roma (de consagrados jóvenes, de formadores, de teología de la vida consagrada) y una muestra internacional sobre “la vida consagrada en la historia humana” con diversos stands según los diversos carismas.

El Año de la Vida Consagrada será también un tiempo de gracia para los institutos seculares. Las personas que hemos abrazado la secularidad consagrada tendremos la oportunidad de profundizar en nuestra vocación y darla a conocer en la Iglesia y en el mundo con una ilusión renovada. El Consejo Ejecutivo de la CMIS se dispone a trabajar ya en este sentido, con el fin de ofrecer a los institutos miembros el material y la información necesarios, así como diversas iniciativas que hagan presente la realidad de los institutos seculares durante este año especial.


SUBIR